miércoles, 18 de marzo de 2009

PERSONALIDAD


Resulta fácil hablar de aspectos o rasgos de la personalidad sin definir el término en sí.

Personalidad:Patrón de sentimientos y pensamientos ligados al comportamiento que persiste a lo largo del tiempo y de las situaciones.

Esta definición advierte de dos cosas importantes. La primera, que la personalidad se refiere a aquellos aspectos que distinguen a un individuo de cualquier otro y, en este sentido, la personalidad es característica de una, de cada, persona. El segundo aspecto es que la personalidad persiste a través del tiempo, y de las situaciones también.

Hay numeroso tratados de psicología que intentan arrojar conclusiones sobre la personalidad. Algunos estudiosos ponen énfasis en las experiencias de la primera infancia, otros en la herencia y, por último, pero no menos importante, otros atribuyen el papel fundamental al medio ambiente.

La personalidad es algo único de cada individuo, y es lo que nos caracteriza como entes independientes y diferentes. La personalidad no es más que el patrón de pensamientos, sentimientos y conductas que presenta una persona y que persiste a lo largo de toda su vida, a través de diferentes situaciones.

Sigmund Freud es, hasta hoy, el más influyente teórico de la personalidad. Según él, el fundamento de la conducta humana se ha de buscar en varios instintos inconscientes(impulsos), dentro de los cuales realizó una distinción:instintos de la vida e instintos de muerte.

Los instintos de vida, según la teoría freudiana de la personalidad, son todo aquellos que intervienen en la supervivencia del individuo y de la especie, tales como el hambre, el sexo, la autopreservación...Entre los instintos de muerte encontramos los que nos producen agresividad, destrucción...

Estos dos tipos forman parte de lo que él llamó ELLO. Y el YO, el EGO. El ELLO es la serie se impulsos y deseos inconscientes que sin cesar buscan expresión. El YO, el EGO, es la parte de la personalidad que media entre las exigencias del ambiente(realidad), la conciencia(superyo) y las necesidades instintivas(ello).

Hay otras teorías sobre la personalidad, llevadas a cabo por seguidores de Freud, que modificaron sus teorías. Uno de ellos, Alfred Adler, apreciaba una perspectiva muy distinta de la naturaleza humana de la que tenía Freud. A Adler se le considera el primer teórico humanista de la personalidad, que hace especial hincapié en el hecho de que los humanos están motivados positivamente y progresan hacia niveles más elevados de funcionamiento. Cualquier teoría de la personalidad que subraye la bondad fundamental de las personas y su lucha por alcanzar niveles más altos de conocimiento entra dentro del grupo de teorías humanísticas de la personalidad.

Intentar estimar la personalidad no es trabajo sencillo, pues se intenta cuantificar algo que no podemos ver ni tocar. Al evaluar la personalidad, no nos interesa la mejor conducta, lo que queremos averiguar es la conducta típica del sujeto, en otra palabras, como suele comportarse en situaciones ordinarias.

A menudo la gente habla de la personalidad como si se tratase de un producto, como una corbata colorida que le diera vida a un viejo traje. Ya no sólo eso, muchas veces hablamos de ella como si consistiera únicamente en rasgos atractivos y admirables:efecto, honestidad, encanto, integridad, bondad, justicia, virtud, desprendimiento...Pero no vemos que la personalidad es algo mucho más complejo que lo que indica el uso ordianrio del término, e incluye tanto rasgos positivos como rasgos negativos.

Un ser humano puede tener diferentes tipos de personalidad, esto es lo que nos hace diferentes de los demás y por la misma es que somos ÚNICOS.

1 comentario:

Marc Costa i Sitjà dijo...

A mi me hace mucha gracia eso de "es que no tienes personalidad" que dicen algunas personas (seguramente yo lo haya dicho alguna vez). Es del todo inexacto, personalidad tenemos todos por supuesto. Pero bueno, digamos que la personalidad es nuestro genotipo cultural. Otra forma de complejidad humana.

Saludosss!