jueves, 5 de marzo de 2009

No a la guerra-No a la OTAN

Como ocasión del 60º aniversario de la organización militar OTAN, llamo a toda la gente a acudir a Estrasburgo(Francia) y Baden-Baden(Alemania), para protestar contra su agresiva política militar y nuclear, y afirmar mi visión de un mundo libre de guerras.

La Otan se está convirtiendo en un obstáculo cada vez mayor para conseguir la paz mundial. Desde que terminó la Guerra Fría, la OTAN se ha ido reinventando como una herramienta militar bajo la acción de la "Comunidad Internacional", incluyendo la promoción de la llamada "guerra contra el terror(ismo)".En realidad, se trata de un vehículo dirigido por los Estado Unidos para el uso de la fuerza con bases militares en todos los continentes, más allá de las Naciones Unidas y del sistema de derechos internacionales, que acelera la militarización e incrementa el gasto en armamento- los países de la OTAN cuentan con el 75% del gasto militar mundial.

Persiguiendo su expansionista agenda desde 1991, designada para avanzar en sus intereses y recursos estratégicos, la OTAN ha hecho la guerra en los Balcanes, bajo la apariencia de la llamada "guerra humanitaria", y también ha librado una brutal guerra de siete años en Afganistán, donde la situación se vuelve cada vez más trágica, habiéndose extendido la guerra también a Paquistán.

En Europa la OTAN está aumentando y empeorando las tensiones, alimentando la carrera armamentística con el llamado "escudo antimisiles", un desmedido arsenal nuclear y su política de "primer ataque" o "primer golpe". La política de la UE está, por desgracia, cada vez más ligada a la OTAN. La continua y potencial expansión de la OTAN en la Europa del este y más allá, con sus actuaciones "fuera de zona" están convirtiendo al planeta en un lugar cada vez más peligroso. El conflicto del Cáucaso es un claro ejemplo del peligro. Cada avance de la OTAN incrementa la posibilidad de que la guerra estalle, incluyendo el uso de armas nucleares.

Para alcanzar nuestra visión, nuestro sueño, de un mundo en paz, es necesario el rechazo de respuestas militares a crisis globales o regionales- son parte del problema, no de la solución. No aceptaremos jamás el vivir bajo el terror de las armas nucleares y rechazamos una nueva carrera armamentística. Tenemos que disminuir drásticamente los gastos militares, cerrar de inmediato todas las bases militares en el extranjero, oponernos a cualquier estructura militar usada para una intervención bélica, democratizar y demilitarizar las relaciones entre personas y establecer nuevas formas de cooperación pacífica para construir un mundo más justo y seguro.

Por todo lo anterior y más que queráis añadir, apelo a vosotros para que extendáis este mensaje entre vuestra gente, para ir a Estrasburgo y Baden Baden, para hacer de esta visión una realidad, un hecho.

¡Yo creo que un mundo en paz es posible!
¿Y tú?

1 comentario:

Moe dijo...

Contra la OTAN y cualquier forma de militarismo!

Alli nos vemos!