jueves, 1 de octubre de 2009

La leyenda de Lady Godiva

Lady Godiva, la famosa Lady Godiva...¿quién no ha oído hablar de ella? Se escucha su nombre en una famosa canción de Queen, Don't stop me now...“I'm a racing car passing by like Lady Godiva. I'm gonna go go go...“. También podemos leerlo en el envoltorio de unas ricas chocolatinas belgas, de la marca Godiva, cuyo fundador tomó el nombre en honor a la leyenda de Lady Godiva.

Lady Godiva forma parte de la historia de Inglaterra y en torno a ella se creó una leyenda.Su nombre anglosajón era Godgifu, que significa gift of God , esto es, regalo de Dios. Godiva es la versión latina de este bello nombre.

Lady Godiva fue una dama sajona famosa por su belleza y su bondad, casada en 1035 con Léofric, conde de Mercia y señor de Coventry bajo el reinado de Fernando el Confesor. Esta dama se compadecía de los sufrimientos y apuros de los vasallos de su marido, a los que éste esquilmaba con tributos abusivos. El conde y señor fue afortunado en las guerras y obtuvo recompensas del Rey, acumulando fortuna, siendo muy buen administrador de ellas,haciendo de Coventry una de las ciudades mas prosperas en el comercio de lanas y textiles. Construyó junto a su esposa la abadía benedictina de Coventry (1043), que posteriormente se convertiría en priorato, promoviendo de esta forma la construcción de la catedral (siendo destruidos ambos edificios en 1540 por Enrique VIII). Pero la ambición se apoderó de él y ella le pidió a su esposo que rebajara sus impuestos.El conde acccedió, pero con la condición de que Lady Godiva recorriese Coventry a caballo, sin más vestidura que su largos cabellos, con la intención de que su mujer desistiera de tal petición. La dama no lo hizo, no desistió,sino que acordó con sus vecinos que estos se encerraran en sus casas, cerrando puertas y ventanas, para no suscitar miradas que mancillaran el honor de la soberana.

El día elegido Lady Godiva se paseó desnuda por el pueblo, montada en su caballo blanco, mientras todo los vecinos de Coventry permanecían en sus casas encerrados. Todos, menos un sastre, al que se le conoce como The Peeping Tom (es decir, El Mirón Tom) que no pudo resistir la tentación de ver a su señora desnuda , ni de jactarse de ello posteriormente. Tal actitud le costó la mala reputación de todos sus vecinos, quienes desde entoces, lo sometieron a un completo ostracismo. Al parecer, este personaje fue añadido posteriormente a la leyenda de Godiva. Leofric, conmovido por el gesto de su esposa, cumplió su promesa y rabajó los impuestos. Lo cierto es que Leofric entendió que su mujer no sólo lo amaba a él, sino también al pueblo

Cada año, en las fiestas populares de Coventry se incluye a una mujer desnuda que, montada a caballo, recorre sus calles en recuerdo de la heroína Lady Godiva.. Existen tambien algunas obras, de las cuales destaca la pintura que realizó John Collier en 1898.

En cuanto a si es un hecho histórico o simplemente una preciosa leyenda, los historiadores no pueden afirmar ni una cosa ni otra, pero sí creen que tiene una base real. Sea como fuera, es una hermosa historia que merece la pena conocer.

2 comentarios:

José Luis Díaz dijo...

Muy muy interesante Leticia! La bondad de esta mujer es ejemplar, quizá por eso su historia es tan atrayante. La pena es que luego tomemos otros patrones de comportamiento, otros espejos en los que mirarnos...
1 saludo!

iontxu dijo...

Estoy con José!!!

Gracias por publicar esta leyenda, yo no la conocía.