martes, 9 de diciembre de 2008

NIÑOS SOLDADO


Un niño o niña soldado es cualquier persona menor de 18 años que forma parte de cualquier tipo de fuerza o movimiento armado, ya sea regular o irregular, en cualquier condición, incluyendo pero no limitado a, cocineros, porteros, mensajeros y cualquier otra persona que acompañe a dichos grupos y no sea solamente un familiar.

El panorama es especialmente aterrador en África Subsahariana especialmente en Uganda, República Democrática del Congo, Liberia, Cote D´Ivoirey, Asia (Myanmar y Sri Lanka) y Colombia. Sin embargo muchos países de Europa y América aceptan todavía menores entre sus fuerzas armadas, como Reino Unido o EEUU.

Reclutar niños y niñas soldado es una práctica habitual en el seno de muchos conflictos en todo el mundo. En algunos, años y años de guerra han agotado a los adultos en edad de combatir: sólo quedan niños. Los niños sirven para todo en tiempo de guerra: combaten, cocinan, acarrean agua, actúan como señuelos, mensajeros o espías.

Estos niños y niñas han sido secuestrados en la calle, sacados de las aulas o campos de refugiados. Otros muchos son forzados a salir de sus casas a punta de pistola, mientras juegan cerca de casa o caminan por la carretera. Algunos niños se han unido de forma “voluntaria” ante la desintegración de las familias a causa del conflicto, las condiciones de pobreza y el desplome de servicios sociales básicos.

Los reclutadores suelen enviar a estos niños a campos de entrenamiento junto a los adultos para que reciban adoctrinamiento militar. Reciben un trato violento y, en algunos campos, han muerto debido a las deplorables condiciones de vida. Tras varias semanas de entrenamiento son utilizados en primera línea de fuego como carne de cañón.

Actualmente entre 300.000 y 500.000 niños y niñas menores de 18 años participan activamente en conflictos armados en mas de 35 países. Sin embargo este número no refleja su auténtica dimensión ya que al no tener carácter cumulativo no tiene en cuenta que en la última década más de un millón de niños y niñas han sufrido estos abusos.

Los niños soldados son ideales porque no se quejan, no esperan que les paguen y, si les dices que maten, matan. Alto mando del Ejército Nacional de Chad

Acabemos con esta lacra, no miremos para otro lado como si lo que ocurre en estos míseros y desamparados países no existiera. Unamos nuestras voces y gritemos, gritemos alto y convencidos por sus derechos: ”Ningún niño es un soldado!”

1 comentario:

iontxu dijo...

Es muy triste que ocurra lo que cuentas, al igual es triste que en muchos casos a los "adultos" no se nos ocurra, o no queramos encontrar, una forma pacífica para defender nuestros intereses sin tener que recurrir a la violencia.

Yo grito junto a ti, pero también grito por la PAZ y la RAZÓN por encima de la barbarie.

¡Un beso Letifús!